16:38h. Martes, 10 de diciembre de 2019

feminismo diversidad

Diversidad, feminismo y reflexión en el encuentro 'Todas las mujeres, todas las luchas' celebrado en Jerez

La oenegé CEain organiza una jornada de encuentro con tres mujeres de diferentes etnias y países 
De izquierda a derecha: Habiba Salama, Sihab Zebda, Yolanda Rosado y Felipa Medrano. FOTO: MJROMERO
De izquierda a derecha: Habiba Salama, Sihab Zebda, Yolanda Rosado y Felipa Medrano. FOTO: MJROMERO

'Todas las mujeres, todas las luchas', bajo ese nombre se celebraba este pasado miércoles la primera de las jornadas de diálogos feministas con un marcado sentido de diversidad cultural, organizado por la oenegé CEain

Sihab Zebda, doctora por la Universidad de Cádiz y de origen marroquí; Habiba Salama, estudiante de Químicas en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Cádiz y procedente de los campamentos saharauis; y Felipa Medrano, psicóloga y vinculada al Secretariado Gitano desde 2005, fueron las tres mujeres encargadas de poner en el centro del debate la diversidad que existe dentro del movimiento feminista, visibilizando además esa doble discriminación que sufren por su origen o etnia y por ser mujer dentro de un sistema patriarcal. 

Si bien el feminismo es un movimiento inclusivo que lucha por la igualdad de todas las mujeres en todos los lugares del mundo, fue Felipa Medrano la que se situó en una posición más crítica contra el movimiento "feminista hegemónico" al reiterar que "la mujer blanca invisibiliza la lucha de las mujeres gitanas". Durante su ponencia expuso la situación de discriminación y los estereotipos en torno a la mujer gitana que siguen presentes en la sociedad y que también sufren en primera persona las mujeres marroquíes y saharauis, como pusieron de manifiesto tanto Habiba Salama como Sihab Zebda. 

La representante del Secretariado Gitano en Jerez recordó que la lucha contra el paro femenino y el analfabetismo son dos de las cuestiones que tienen sobre la mesa y sobre la que trabajan continuamente para que se vea reducido cada vez más entre las mujeres gitanas. 

Abordando el tema de los estereotipos, Sihab Zebda fue más allá y ahondó en los prejuicios que las personas de origen occidental tienen ante las personas árabes y musulmanas, que son aún mayores cuando se habla de mujeres. "La mujer musulmana está muy estereotipada", lamentaba Shiba durante su intervención ante una sala repleta de público. "Se nos califica de sumisas y al hombre de machista en base a unos estereotipos fijados", añadía. 

Pero su intervención, lejos de sacar los colores sobre la estereotipación, fue más allá y cuestionó el avance que se están dando en países como Arabia Saudí, donde recientemente se ha permitido a las mujeres poder viajar solas o acudir a un campo de fútbol acompañadas de hombres. "Si aplican la ley musulmana del siglo VII a rajatabla, ¿por qué ahora si las mujeres pueden viajar y antes no? ¿Qué ha cambiado?", a lo que ella misma respondía que se debía a intereses políticos e intentos de mejorar la imagen del país de cara al exterior. 

La activista saharaui Habiba Salama fue la última en cerrar esta primera jornada poniendo de manifiesto las tres generaciones de mujeres saharauis que han conseguido con su lucha silenciosa el mantenimiento de estos campamentos y el avance de sus hijas y nietas. "Me siento más cerca de mi madre que de mi hermana", aseguraba Habiba al explicar que se reconocía más en la lucha realizada por su madre en los años 60, más cercana a la que realiza ella ahora desde su posición en la Liga de Estudiantes y Jóvenes Saharauis en el Estado Español. 

Este encuentro era el primero de una serie de jornadas que la oenegé quiere poner en marcha para acercar todos los discursos y mostrar toda la diversidad que existe dentro del movimiento feminista a través de las historias de mujeres procedentes de diferentes países y culturas, para ofrecer así una visión más plural de la lucha colectiva por la igualdad.